Tribu Journal - Blog

Las preguntas que debe hacerse todo profe de yoga (Parte 2)

Ser profe de yoga en el siglo XXI implica pensar en el factores no relacionados directamente con la disciplina: ¿Qué el ritmo que puedes llevar? ¿Cuánto necesitas ganar?… Si querés analizar estos aspectos, este artículo es para vos.

Ari Quesada

Ari Quesada

Las preguntas que debe hacerse todo profe de yoga (Parte 2)

En la primera parte de este artículo abordamos algunas preguntas relacionadas con el mensaje que querés transmitir, cuál es tu estudiante ideal y cómo atraerlo, qué es lo que éste quiere aprender y cuántas clases quieres impartir. Existe, sin embargo, un aspecto del que casi nunca hablamos, pero representa una gran parte de la vida como profe. Así es, acá hablaremos de eso, de lo que a casi ningún profe de yoga le gusta hablar: el dinero. El tema de la monetización puede llegar a ser uno bastante complejo, para eso hoy tenemos un par de preguntas simples que podés responder para guiarte en el camino de tu profesión:

¿Cuánto quieres ganar?

A veces creemos que debemos limitarnos a emitir nuestro mensaje y quedarnos en el plano holístico-espiritual, sin adentrarnos mucho en el asunto de los ingresos. Y si bien es muy probable que tu mensaje te alimente espiritualmente, por muy triste que sea, no puede alimentarte materialmente!

Necesitamos dejar de cancelar este tema y hablarlo de forma directa. El dinero no es un motivo, pero es un medio. Un medio que estás utilizando para mejorar la calidad de vida de otras personas: tus estudiantes. Una vez que tenés esto claro, preguntate, ¿cuánto dinero necesitas ganar para tener una calidad de vida tal que puedas seguir enseñando por muchos años más? No lo veás como una transacción económica, miralo como una acción de respeto hacia vos mismx y hacia tu profesión.

Pensá en la cantidad que querés ganar en contraste con la que necesitás. ¿Cuál es el estilo de vida que tenés y a cuál querés llegar? ¿Cuál estilo de vida te gustaría tener a partir de tus ingresos como profe de yoga?

Solemos rondar en la creencia de que se nos pague en proporción a nuestro tiempo; sin embargo, este escenario te consumirá un gran esfuerzo físico dificil de sostener a medida que los años pasen. ¿Cuál es la realidad económica que querés construir para vos mismx? Cuáles son las alternativas para romper esa relación directa entre tiempo y dinero? ¿Has investigado tus altenativas de generar ingresos pasivos siendo profe de Yoga? Si deseas conocer más de este tema, lee el artículo "Como enseñar Yoga en línea y hacer que funcione como negocio".

¿Cuántos estudiantes quieres tener?

¿A cuántas personas podés atender sin sacrificar tu energía, ni la calidad de lo que enseñas? ¿Cómo quieres que sea tu relación con los estudiantes? A mayor cantidad de clases impartidas, necesitás una mayor cantidad de estudiantes. ¿Cuál es la cantidad que se ajusta al servicio que querés ofrecer como profe de Yoga?

Solemos creer que mayor es mejor; Sin embargo, de nuevo: esto depende de vos. Depende de la imagen profesional que querás construir y del tipo de enseñanza que querás impartir. Está tan bien tener una lista reducida de estudiantes, como también está bien tener una extensa. Cada escenario ofrece particularidades distintas, por ejemplo:

Podrías pensar que una menor cantidad de estudiantes significa ingresos más reducidos, pero con una atención inigualable hacia ellxs, y atrayendo un público que valore esta exclusividad podrías cobras más! Por otra parte, una mayor cantidad de asistentes podría significar sacrificar algunos puntos en la personalización de tus clases, pero representar mayores ingresos para vos.

Se trata de balancear estos escenarios. Para vos como profe, ¿qué es lo más importante del servicio que ofrecés? ¿Con cuáles factores podés jugar para mantener eso que más te gusta de tu manera de impartir clases? ¿Qué tan cercanx o distante querés que sea tu relación con tus estudiantes? ¡Podés ser creativx en el proceso!

Estas son sólo unas cuantas preguntas que podrían ayudarte a (re)pensar la forma en la que estás gestionando tus estrategias como profe.

Y recordá que, como se mencionó en el artículo anterior, emprender es un camino, no un destino. A fin de cuentas, lo más importante de todo el proceso es ganar lo que necesitas sin sacrificar tu ética, poder abrazar tu proyecto y sentirte feliz con lo que has ido construyendo, sin importar la etapa en la que estés. Practica y todo llega. La claridad tambien!

Todo lo que debes saber para enseñar Yoga en Línea
Melisa Redondo

Todo lo que debes saber para enseñar Yoga en Línea

Ejemplos de apropiación cultural del Yoga y recomendaciones para evitarla.
Arundhati Baitmangalkar

Ejemplos de apropiación cultural del Yoga y recomendaciones para evitarla.

Las preguntas que debe hacerse todo profe de yoga (Parte 1)
Ari Quesada

Las preguntas que debe hacerse todo profe de yoga (Parte 1)

Tribu Yoga

Escribe en
tribu journal

¿Te gustaría publicar un artículo en el blog colaborativo Tribu Journal? Escribe a (toca para copiar) y envíanos tu artículo, tu nombre y fotografía. Nos alegrará recibir tu mensaje.